Segunda residencia: consejos antes de su compra

segunda residencia

Tras el confinamiento vivido entre marzo y mayo de 2020 debido a la pandemia mundial de la Covid-19, la mayoría de personas han cambiado su forma de ver la vida. Con un futuro incierto, la gente empieza a pensar de otra forma, valorando cosas que antes no hacíamos. Muchas personas están pensando seriamente en comprar una segunda residencia alejada de todo, y aunque aún no es seguro, muchos expertos opinan que esta va a ser la próxima tendencia del mercado inmobiliario.

Antes de comprar una segunda residencia, deberás tener en cuenta varios factores, referentes a la situación vivida pero también respecto a la vida normal que algún día seguro recuperaremos. Si estás pensando en comprar una segunda vivienda para alejarte de la ciudad en vacaciones o los fines de semana, los consejos de este artículo te pueden venir bien.

¿Qué factores debo valorar antes de adquirir mi segunda residencia?

Antes de adquirir tu segunda residencia, ya sea para épocas vacacionales o de uso frecuente, deberás tener en cuenta multitud de factores que pueden variar mucho tu decisión final. Es importante que valores cada uno de los aspectos de forma pausada y lógica. Al final, una segunda casa es una inversión muy importante, tanto económicamente como de salud mental e incluso física.

Realmente la covid-19 o coronavirus tan solo ha sido una forma de abrirnos los ojos. Vivir en una gran ciudad es bueno en muchísimos aspectos, pero no es la panacea, ya que también tiene aspectos muy negativos: poca tranquilidad, mucha contaminación, demasiada gente, poca naturaleza, pisos pequeños, etc. Por eso, tener otra vivienda para escapar de todo esto de vez en cuando va a ser tan valorado a partir de ahora.

A continuación, te explicamos algunos de los factores más importantes a tener en cuenta antes de adquirir tu segunda residencia.

IC - CTA - Texto - Ebook Arquitectura Sostenible

Ubicación y clima: entornos abiertos y tranquilos

En una segunda vivienda debemos buscar algo que no tenemos, para nervios, prisas y espacios cerrados ya tenemos la ciudad. Una casa para relajarse y vivir con tranquilidad, con espacios abiertos rodeados de naturaleza y alejada de grandes urbanizaciones. Las fincas rústicas cumplen con este requisito indispensable, así como villas y apartamentos en los extrarradios de las ciudades.

También debemos tener en cuenta el clima de la zona elegida. Cada persona es un mundo, pero disfrutar de un buen tiempo durante la mayoría del año es una buena opción. Sin duda, durante el confinamiento hemos echado de menos tener un jardín donde relajarse tomando el sol o respirar aire puro, no lo olvides.

Distancia

La distancia respecto a tu residencia habitual es un factor clave en estos momentos. Puede que la tendencia en estos momentos sea tener algo no muy lejano, algo que puedas ir y venir sin ningún problema el mismo día, por lo que podrías ir un día festivo o un fin de semana. Algo cercano a donde puedas ir en coche o incluso en transporte público, un lugar donde puedas despejar tu cuerpo y mente.

También debes tener en cuenta que esta situación desaparecerá, o eso esperamos. Al ser una inversión a largo plazo, puedes optar por una casa vacacional, donde poder pasar tus vacaciones de verano. Es una buena opción también, pero sin duda parece que se está imponiendo la primera en la actualidad.  

Extras: con zonas al aire libre

Un jardín, una terraza o incluso un balcón son muy necesarios en segundas viviendas, sin duda ahora las valoramos muchísimo más. Podemos hacer multitud de actividades en este tipo de zonas: ejercicio, tener un pequeño huerto, tomar el sol, poner una piscina, etc. Se trata de un elemento que está aumentando de valor rápidamente.

segunda residencia

Buenos servicios cerca

Tampoco debemos dejarnos llevar por todos los problemas desarrollados por el confinamiento. Sí, nos hemos dado cuenta que necesitamos respirar aire puro y sentirnos libres, pero también necesitamos ir a comprar, farmacias, al banco o a zonas de ocio. Por eso, tu segunda residencia debe estar alejada pero provista de todos estos servicios imprescindibles para el ser humano. Pocas zonas se encuentran ya desprovistas de ellas, pero tenlo muy en cuenta, sobre todo te acordarás de ello en situaciones urgentes. 

Valorar la carga hipotecaria

No compres lo que no puedes permitirte, debes asumirlo y entenderlo. Si una casa para disfrutar más de la vida te supone un gran esfuerzo económico, los problemas para llegar a fin de mes no te dejarán disfrutar de esta. No te dejes llevar por el primer impulso, piénsalo bien, haz cuentas y valora los pros y los contras.

Si es necesario, consulta con un experto que pueda aconsejarte si es buena idea, pero tú mejor que nadie conoces tu salud financiera. Si puedes permitírtelo adelante, es una gran inversión en todos los aspectos. Si te va a traer más problemas que felicidad, puedes esperar a que mejore un poco tu situación o a que el mercado baje. 

Rentabilidad de la vivienda

Existen casas y “casas”. No te quedes con la primera que veas ni mucho menos, visita varias, haz cálculos, mira que tan rentable puede llegar a ser. No se trata solo de una inversión para tu disfrute, puede que en un futuro puedas alquilarla o venderla para sacarle una rentabilidad económica, debes tenerlo en cuenta.

Hay zonas baratas que tienen potencial de crecimiento o puedes reformar aspectos de la vivienda para revalorizarla. Estado de la casa en general, ubicación, posibilidades de mejora, eficiencia energética… hay muchas cosas que debes tener en cuenta. Hay dos formas de disfrutar de una segunda residencia, usándola tú o sacando rentabilidad económica. 

Precio y valor del mercado

Antes de desembolsar una gran cantidad de dinero, debemos estudiar el mercado inmobiliario de la zona elegida. La idea es que compres una casa que tenga un valor igual o menor a su precio real de mercado, nunca por encima, esto sólo deberías hacerlo si es la casa de tus sueños y hay otras personas interesadas.

Estudia el mercado, visita varias casas e intenta siempre mejorar el precio que te proponen. Regatear es lo más normal del mundo, que no te de vergüenza. Debes tener claro tu presupuesto y hasta dónde puedes llegar, recuerda el consejo que ya te hemos dicho, una segunda vivienda es para disfrutar.

segunda residencia

¿Compra una segunda residencia o realizar nueva construcción?

Tienes dos opciones para adquirir una segunda residencia: comprar una casa ya hecha o construir una desde cero. Ambas tienen sus ventajas e inconvenientes, haz una lista con todos ellos para ver lo que más te conviene. Por un lado, comprar una vivienda ya construida es más barato, pero no es tan personal ni tendrá una construcción óptima a no ser que sea muy nueva.

Si tienes la posibilidad de construirla desde cero, hazlo sin dudar. Va a ser tu casa, totalmente personalizada y a tu gusto, cada centímetro de ella, en ningún lugar te sentirás mejor. Además, tendrás una casa totalmente nueva, con todo lo que ello conlleva: uso de nueva tecnología y materiales, domótica, eficiencia energética, energías renovables y un largo etcétera. Puede que incluso a la larga, te sea mucho más rentable.

¿Has pensado en tener una segunda residencia sostenible?

Las residencias sostenibles han pasado de ser el futuro a ser el presente. Su eficiencia energética, su respeto al medioambiente, sus increíbles comodidades o la tecnología que integran hace que sea una de las mejores opciones en la actualidad. No solo será un beneficio para ti y los tuyos, sino también para nuestro planeta.
La pandemia no es nada más que un aviso de lo que le estamos haciendo a nuestra querida naturaleza, por eso debemos empezar a hacer algo ya. Antes de tomar la decisión sobre tu nueva vivienda, tenlo muy en cuenta. Una casa sostenible es sin duda una apuesta de presente y de futuro, si tienes alguna duda al respecto, contacta con nosotros y te ayudaremos.

IC - Post Imagen - Ebook 1 - Arquitectura sostenible

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.